aaa 

¿Por qué tocar un cuenco tibetano?

Los cuencos tibetanos son muy entretenidos de tocar, la experiencia es vigorizante y al mismo tiempo relajante. Regálate un momento para tocar tu cuenco tibetano cada día, ya sea como parte de tus meditaciones o solo para abrir un espacio de paz.

Los tonos cálidos, la poderosa vibración y los exquisitos armónicos del cuenco, nos aportan numerosos beneficios para nuestra salud y bienestar. Tocar un cuenco puede ser una excelente oportunidad de compartir con tus seres queridos y regalar un momento de tranquilidad y conexión entre quienes los escuchen. 

El Cuenco Tibetano trabaja en distintos niveles o dimensiones de nuestro ser: plano físico, plano energético, plano mental y trascendental meditativo.

Beneficios a nivel físico:

  •        Relaja y distiende la tensión acumulada en la musculatura
  •        Equilibra nuestros líquidos internoS
  •        Masajea y desintoxica órganos internos
  •        Reduce el dolor en órganos
  •        Ayudan al proceso de sanación celular 
  •        Alivia el dolor de esguinces, dislocaciones, artritis y tendinitis.
  •        Mejora la circulación: problemas cálculos renales, disfunción eréctil y dolores menstruales.

Beneficios a nivel energético:

  • Moviliza energías estancadas
  • Armoniza los centros energéticos principales
  • Expande nuestro campo toroideal 
  • Libera bloqueos emocionales 
  • Expande nuestra aura producto de la armonización de chakras

Beneficios a nivel mental:

  • Promueve la generación de ondas cerebrales Alpha, Theta y Delta.
  • Expande tu conciencia y abre tu campo de percepción 
  • Estimula tu glándula pineal 
  • Su sonido es efectivo en tratamientos para combatir el insomnio y otros trastornos del sueño
  • Aumenta la creatividad y la imaginación 
  • Disminuye la ansiedad y el stress mental
  • Disminuye el flujo de pensamientos
  • Ofrece espacio psicológico para la resolución de problemas

Trascendental Meditación

  •        Nos conecta con nuestro silencio interior
  •        Abre nuestra percepción hacia la conciencia inmaterial
  •        Nos pone en la posición del testigo o del observador
  •        Facilita nuestras prácticas meditativas y de investigación interna
  •        Expande y despierta nuestra conciencia