¿Cómo hacer cantar mi cuenco?

La manera tradicional de tocar al cuenco tibetano, es frotando la baqueta alrededor de este de forma continua y aplicando una presión moderada, como nos muestra la imagen. Haciendo esto, el cuenco comenzará a vibrar guiado por la fuerza y velocidad de la mano de quien lo toca, produciendo un continuo y cálido sonido llamado "canto del cuenco", de ahí su nombre Cuencos Cantores.
Hacer cantar a nuestro cuenco, es en sí un acto que requiere de gran concentración y atención. La maestría está en sentir la vibración que emite el cuenco en tu baqueta y no permitir que esta energía sea mucha, ya que si hacemos girar con mucha velocidad la baqueta saltará y sonará un chichirreo. 




Hacer cantar un cuenco no es una tarea fácil, a continuación te dejamos algunos consejos útiles:
  • Coloca tu cuenco sobre la palma de tu mano y acomódalo bien dentro de ella. Procura no sujetar el cuenco con tus dedos ya que apagarás la vibración.
  • Comienza por darle un golpecito a tu cuenco antes de frotar tu baqueta de manera circular, esto te permitirá aprovechar la vibración inicial del primer golpe.

  • Lleva tu atención a tu mano al momento de hacer cantar el cuenco, de esta manera podrás sentir las vibraciones y así podrás regular la presión e intensidad de tu movimiento.
  • Si te cuesta hacer cantar tu cuenco, intenta aplicar más presión y velocidad a tu movimiento circular inicial.
  • Puedes utilizar la parte de madera para hacerlo cantar más facilmente.